browsing category: Beauty

aprendí a quererme
BeautyLifestyleLifestylephotographyQuotes

El día que aprendí a quererme

El día que aprendí a quererme pude ver los verdaderos tonos y matices de la vida, los colores ya no eran opacos y pude percibir la magia y belleza en todo lo que me rodea. El día que aprendí a quererme, me di cuenta de la prisión mental en la que viví sometida más de 15 años, una prisión que aunque en términos tangibles era invisible, pero era maciza, cruel, fría y obscura, más real que cualquier cosa en mi vida.

Creemos que sólo ciertos tipos de personas sufren por su aspecto, cuando en realidad, todos peleamos nuestras propias batallas. Este mundo se ha transformado en una constante evaluación de nuestros físicos, cuánto pesamos, cuánto medimos, qué marcas usamos, qué tan lisa y tersa es nuestra piel, cuánta celulitis tenemos, cuántas estrías se dibujan en nuestras piernas y abdomen, de qué color es nuestro pelo, qué tono de piel tenemos, y muchísimos más cuestionamientos circulan en redes sociales, publicidad y televisión.

Nos han hecho creer que nuestros cuerpos están mal hechos, no importa cuánto trabajemos en “vernos bien”, cuánto enflaquemos, cuántos rellenos y silicón nos coloquemos, siempre seremos “poca cosa”.

Un mensaje desde el corazón

Hoy vengo a decirte que todo es una fantasía creada para evitar que conozcamos nuestro verdadero potencial, para evitar que cambiemos este mundo… El día que aprendí a quererme me di cuenta de que estoy hecha a la medida para cumplir mi misión de vida.

Siempre fui feliz hasta que empecé a ver más televisión y estar más tiempo en redes sociales. El hecho de inconscientemente estarme comparando con todas las modelos hermosas de Instagram, con actrices impresionantes de tv y de películas, hacía que mi luz se fuera apagando poquito a poquito hasta que tuve una revelación mágica y me di cuenta de que soy quien tengo que ser. Evidentemente, siempre podremos mejorar para convertirnos en nuestra mejor versión, pero hay cosas que ya son parte de nosotros y que tenemos que aceptar. En mi caso, la celulitis y estrías eran dos terribles monstruos que no me dejaban disfrutar de la vida. Me moría de la pena si tenía que ir a la playa o a algún evento en el que se fueran a ver mis piernas…

Así comenzó todo…

El día que aprendí a quererme decidí que tenía que inmortalizar el aquí y el ahora para siempre recordar que soy perfecta y que cada marca es una señal de que estoy viva, así que con ayuda de la talentosa Ale Borja y su lente mágico, logramos capturar estos momentos en mi estado más vulnerable y con el corazón abierto a la vida.

aprendí a quererme

Estas fotografías no tienen edición, únicamente muestran mi nueva mirada ante la vida. Hoy entiendo que mi cuerpo es perfecto tal cual es, soy fuerte, estoy sana, amo cuidarme con alimentos que me nutren y me dan vitalidad, pero también amo comer chocolates y pizza 🙂

Hoy sé que todo es un balance. Me permito descansar cuando lo necesito sin juzgarme ni atormentarme, disfruto cada momento, fluyo en cada emoción, lloro y me lo permito, río y lo disfruto, abrazo a este nuevo yo con mucho amor, compasión y entusiasmo.

aprendí a quererme

Veo a una nueva Den, llena de optimismo y con ganas de ayudarte a descubrir tu belleza, tanto interna como externa…

aprendí a quererme

Veo un mundo lleno de matices, y ahora no importa que tan obscuro sea todo de repente, prometo siempre encontrar la luz y la belleza de cada situación.

aprendí a quererme

Porque con una sonrisa todo es posible, hoy le sonrío a mis miedos, a mis inseguridades porque me han enseñado que soy lo más valioso que tengo en esta vida y en las que siguen.

aprendí a quererme

aprendí a quererme

aprendí a quereme

Y ahora tú dime, ¿qué necesitas que suceda para entender que eres perfecta y que ya lo tienes todo?

¡Nos leemos muy pronto!

aprendí a quereme

Seguir leyendo
1 2 4
Page 1 of 4